Reflexiones

“Desperté, y solo entonces, fui capaz de sostener la mirada en tu horizonte. Lo que parecía ser tuyo era mío en realidad. Y con los ojos, bien abiertos, me senté al lado del dolor. Al llegar allí, esta vez sí, no quise irme”